Departamento de Orientación

FED Plurilingüe Torre de Lemos


Del Maestro al Neuroeducador

Este artículo fue extraído del diario “El Mundo” realizado por El catedrático Francisco Mora, lo he rescatado para compartirlo con vosotr@s ya que me pareció muy interesante.  Aquí os lo dejo, espero que os guste.

Déficit de atención e hiperactividad, dislexia, asperger… Términos que hasta hace unos años apenas se tenían en cuenta están hoy a la orden del día en la escuela. ¿Por qué no considerar entonces el desarrollo del cerebro en el ámbito escolar? Es la tesis que defiendeFrancisco Mora, un referente en la nueva disciplina de laneuroeducación que expuso sus claves en la Universitat Politècnica de València.

«En el futuro habrá un neuroeducador en cada colegio», afirmó el catedrático de Fisiología Humana en la Universidad Complutense de Madrid, que participó en las XIV Jornadas de Orientación organizadas por el campus valenciano para orientadores y equipos directivos de colegios de Secundaria e institutos.

Autor del libro Neuroeducación. Sólo se puede aprender aquello que se ama, Mora explicó que «el 23% de los niños tiene algún problema que afecta a su rendimiento escolar». Y aquí entran desde los trastornos «más pequeños y sutiles» que interfieren de alguna manera en el proceso educativo, hasta el«sobrediagnosticado» déficit de atención.

14172538334948

De ahí que en los colegios se necesite a «una persona entrenada, con una perspectiva interdisciplinar, capaz de hacer de puente entre los conocimientos que ahora tenemos del cerebro y de cómo funciona, y los maestros». La neuroeducación, de hecho, apuesta por la integración de las ciencias de la educación con el estudio del desarrollo neurocognitivo de los alumnos.

El catedrático insistió en que, aunque hoy por hoy esta disciplina «no se enseña de forma reglada en España, algún día esto cambiará». En este sentido, criticó los actuales planes de estudio universitarios de Magisterio. En opinión de Mora, «no son adecuados para formar a maestros capaces de estimular, emocionar e impactar a los alumnos, tal y como la sociedad demanda».

Mora es de los que sostiene que «recordamos mejor lo que se sale de la rutina, lo que tiene una impregnación y un color emocional». Y a esto es a lo que no responden, según el catedrático, las facultades de Magisterio.

Además, abogó también por el bilingüismo y el trilingüismo, pues «ayudan a construir más árboles dendríticos en el cerebro». No es la primera vez que los estudios apuntan a los beneficios de dominar más de una lengua. Como dijo Mora, «se ha estudiado que los niños bilingües son más capaces a la hora de tomar decisiones y de realizar funciones mentales complejas».

Incluso, ser plurilingüe puede retrasar la demencia: los bilingües «tienen más habilidades en cuanto a autocontrol, inhibición y foco emocional y, a la larga, supone una reserva cognitiva contra los procesos de demencia», según Mora.

Y, por cierto, a los 18 años no está ni mucho menos configurado el cerebro, que alcanza su madurez a los 26 o 27 años.